3 ejercicios esenciales de escritura que te ayudarán a triunfar como guionista y director de cine

Si deseas convertirte en un guionista o director de cine exitoso, debes dominar el arte de escribir. Y eso significa familiarizarse con algunos ejercicios esenciales de escritura. En esta publicación de blog, compartiremos tres ejercicios de escritura que te ayudarán a perfeccionar el oficio y llevar tu carrera como guionista o cineasta al siguiente nivel.

Introducción: ¿Cuáles son los beneficios de aprender a escribir?

Ya sea que quieras ser un guionista o un director de cine exitoso, escribir es una habilidad esencial.

Escribir puede ser una tarea difícil y abrumadora, pero con las herramientas y la actitud adecuadas, también puede ser una experiencia agradable y gratificante.

Hay muchos beneficios de aprender a escribir bien. Una buena escritura puede ayudarte a comunicar tus ideas de manera clara y persuasiva. También hay numerosos estudios que indican que aprender a escribir ayuda a mejorar la memoria, reducir el estrés y evitar enfermedades como el Alzheimer o la demencia. Y quizás lo más importante, una buena escritura puede ayudarte a contar mejores historias.

Ejercicio de escritura número 1: Escribir sin editar

Una de las mejores maneras de mejorar tu escritura es escribir sin editar. Esto significa no detenerse para corregir errores tipográficos o revisar la estructura de sus oraciones.

Solo deja que las palabras fluyan en la página y no te preocupes por hacerlas perfectas.

Este ejercicio es importante porque te ayuda a ponerte en contacto con tu lado creativo.

Cuando editas mientras escribes, es probable que sofoques tu creatividad a favor de hacer que todo sea «perfecto». Pero la perfección no es lo que buscamos en la escritura de guiones; sino la creatividad. ¡Así que libera tu mente y deja que las palabras fluyan!

Otro ejercicio que puedes hacer para aprender a escribir sin editar es el siguiente:

Escribe una escena usando solo diálogos.

El diálogo es un componente esencial de la escritura de guiones, y es importante poder escribir escenas de diálogo efectivas.

En este ejercicio, escribirás una escena usando solo diálogos, como si se tratara de una obra de teatro.

Esto significa que no hay descripción, acción ni narración, solo diálogo puro entre dos (o más) personajes.

Este ejercicio te ayudará a perfeccionar tus habilidades para escribir diálogos que suenen naturales que hagan avanzar la trama y desarrollen a los personajes.

También te obligará a ser económico con tus palabras, que es una habilidad esencial para los guionistas. ¡Así que ponte a escribir y mira qué conversaciones interesantes tienen tus personajes!

El tercer ejercicio que puedes realizar para mejorar tu capacidad de escribir sin editar es reescribir una escena famosa de una película.

En este ejercicio, elegirás una escena famosa de una película y la reescribirás con tus propias palabras.

Esta puede ser cualquier escena de cualquier película: El clásico discurso de Marlon Brando en On the Waterfront (Kazan, 1954): «Yo pude haber sido un contendiente».

Marlon Brando On the water front

O puede ser la batalla final con sables de luz en The Empire Strikes Back, o incluso la escena de Mago de Oz con el diálogo: «¡Te atraparé, hermosa!»

El objetivo de este ejercicio es doble: Primero, te obligará a pensar realmente en cómo se construyen las escenas y cómo funcionan; y segundo, te ayudará a mejorar tu escritura, brindándote práctica para escribir escenas emocionantes y llenas de suspenso que atraigan al lector (o espectador). ¡Así que elige una escena y pruébalo!

Ejercicio de escritura número 2: aprende editando guiones de tus amigos

Una de las mejores maneras de aprender a editar sus guiones es pedirles su opinión a sus amigos cineastas. Asegúrese también de devolver el favor, ya que esto ayudará a construir una red de apoyo de cineastas. Tus amigos pueden brindarte información valiosa sobre lo que funciona y lo que no funciona en tu guión. Además, pueden ofrecer sugerencias útiles sobre cómo mejorar su guión. La edición es un proceso importante que no debe apresurarse; tómese su tiempo y asegúrese de aprovechar al máximo los comentarios de su amigo.

Ejercicio de escritura número 3: Escribe una trama al día, o al menos el logline o premisa

Es muy probable que si tiene algún interés en la escritura de guiones o la realización de películas, probablemente haya escuchado el viejo dicho «Solo hay siete historias en el mundo». Y si bien eso puede ser cierto, no significa que crear una gran historia para su guión vaya a ser fácil. De hecho, puede ser bastante difícil. Una de las mejores maneras de superar este desafío es ejercitar el músculo de la imaginación de manera regular al pensar en al menos una nueva idea de historia todos los días. Puede hacer esto simplemente haciendo una lluvia de ideas durante unos minutos antes de acostarse cada noche, o manteniendo un cuaderno con usted en todo momento y anotando las ideas a medida que se le presenten a lo largo del día. Si necesita ayuda para comenzar, aquí hay tres ejercicios de escritura que lo ayudarán a impulsar su creatividad y hacer que fluyan las ideas de la historia: 1. Escribe el lema de una película que nunca querrías ver. Esto puede ser algo totalmente extravagante, como «Un grupo de chicas adolescentes es poseída por extraterrestres malvados y comienzan a matar gente», o algo más realista, pero bastante malo, como «Una mujer es engañada por su esposo y decide vengarse de él». Durmiendo con su mejor amigo.” El punto es salir de tu zona de confort y proponer algo completamente diferente de lo que normalmente escribirías. 2. Tome una película o programa de televisión existente y póngale un nuevo giro. Por ejemplo, ¿y si Tiburón fuera sobre un tiburón que pudiera transformarse en un ser humano? ¿O qué pasaría si Thelma y Louise terminaran con ellas tirándose por el precipicio? ¡Sé creativo y diviértete con él! 3. Piense en una lista de posibles títulos para su próximo proyecto. Ya sea que se trate de un largometraje o un cortometraje, extravagante o serio, crear un título atractivo puede ser la mitad de la batalla cuando se trata de vender su guión o lograr que la gente se interese en su proyecto. Entonces, ¿por qué no comenzar a hacer una lluvia de ideas ahora?