Como promocionar mi obra de arte para venderla como Token no fungible (NFT)

Hay varias maneras en las que puedes promocionar tus obras de arte o libros.

La forma más rápida es pagar ads. Puedes pagar en Facebook o Instagram para promocionar tu obra.

Si estás usando la plataforma de Mintable, puedes acceder a su servicio de ADS. De esa manera los posibles compradores pueden ver tu obra de arte en las páginas principales.

En el mundo de redes sociales no todas las personas van a estar interesadas en la tecnología de los tokens no fungibles (NFT).

Por otro lado, en Mintable estás llegando a personas que están solo interesadas en Tokens no fungibles.

Pero la mejor manera de promocionar una obra es si promocionas al artista.

En este caso, como el artista eres tú, tienes que dedicarle trabajo a tu imagen.

Esto es duro de escuchar para la mayoría de artistas ya que por lo general son introvertidos.

A veces es difícil promocionar nuestro trabajo porque tenemos miedo o ponemos excusas.

Pero si una obra tuya está a la venta por $10,000 en la tienda, es motivación suficiente para que trates de promocionar tu nombre y tu trabajo.

Lo que pasaba antes es que los artistas tenían que promocionarse cuando nada era seguro. Hay miles de cursos sobre marketing para artistas o escritores, pero por más que compres y curses todos, nada va a cambiar si no empiezas a promocionarte. 

Con los Tokens No fungobles, literalmente tienes una obra tuya vendiéndose por un valor que te puede cambiar la vida.

Esa es la motivación que necesitabas. Es algo real, no un supuesto. Vas a tener que mejorar cada día como artista y abrirte una red social para promocionarla, de esa manera tu nombre va a hacerse conocido y cuando alguien vaya a la tienda de Mintable va a encontrar tu obra.

El enlace a la obra va a estar en tu Bio de Instagram, o en las descripciones de tus videos en tu canal de YouTube.

Esta es la excusa perfecta para que empieces a acercarte a tu comunidad de seguidores.

Puedes elegir la ruta de enseñarles lo que sabes hacer, o la de subir un dibujo o cuento cada día.

Ya no estás a ciegas guiado solo por el gurú de un curso de marketing. 

Ahora es real. Si no te promocionas no vas a vender esa obra. 

Los compradores tienen que saber quien eres antes de pagar el precio que les propones.  

Acuérdate de la Mona Lisa. 

Podría ser solo una pintura, y sí, es tan buena que tiene un valor. Pero para que cueste 500 millones de dólares tuvo que tener mucha promoción.

Y Leonardo tuvo que hacer todas las demás cosas que hizo.  Sus dibujos, sus diarios, sus poemas, sus inventos. Todo eso le suma valor a la Mona Lisa. 

Así que a partir del momento en el que subas tu obra, será tu trabajo promocionarte. Y la única forma de lograrlo es con mucho trabajo.

Solo hay algo seguro, si haces el ruido suficiente, alguien va a escucharte.