Cómo escribir el primer borrador de una escaleta de guion de cine

Las escaletas sirven para ver la estructura general de un guion.

También te ayudan a organizar tus pensamientos y los puntos de giro que van a suceder en tu historia.

Incluso puedes usar escaletas para comunicarte mejor con el equipo técnico.

Es bueno que todos los miembros del equipo de cine sepan de qué va la historia y la mejor manera es usando una escaleta.

Una escaleta debería ser igual de clara que un amigo contándote el resumen de la película que vio el otro día. O el resumen de Wikipedia de una película famosa.

Si todos los miembros de tu equipo saben la estructura de tu historia, se les va a hacer más fácil ayudarte en el set.

Pero hay un tipo de escaleta de cine que son imprescindibles cuando estás escribiendo un guion.

El outline o escaleta previa al primer borrador:

El outline es una especie de mapa mental donde escribes libremente todas las ideas que tengas sobre tu historia.

Siempre es bueno partir de una idea central. Esta idea puede ser un tema, una línea de diálogo, una acción extraordinaria o una palabra que resuma la historia.

Para hacer una primera versión de este outline toma un lápiz y un papel y pon un cronómetro con 10 minutos. Escribe cualquier idea, diálogo, escena o incluso dibujo que se te venga a la cabeza.

Escribe todo. Sin miedo o ediciones. No te pares a pensar demasiado.

Lo que estás escribiendo en esta etapa no está bien o mal.

De hecho, lo más probable es que estés escribiendo un montón de m*erda, pero lo importante es que luego, dentro de ese montón de excremento humano, vas a encontrar una moneda de oro.

Por eso no debes parar ni distraerte hasta que esos diez minutos se terminen. Con el tiempo vas a poder hacerlo por una cantidad mayor de tiempo, pero por ahora 10 minutos es suficiente.

Si al terminar te sientes un poco mareado o confundido, quiere decir que hiciste un buen trabajo.

Los mapas mentales funcionan porque es la manera en la que el cerebro conecta ideas.

Ejemplo de mapa mental para primer borrador de un guion de cine

No lo hace de forma lineal como en una hoja escrita.

El orden viene después. Primero debes asumir el caos.

Entre menos lógica apliques a tu primer borrador, más creatividad y originalidad vas a lograr en tu guion final.

A veces una idea o recuerdo se une a otro sin una razón aparente, pero esto es lo que hace una buena película. La unión de ideas descabelladas que luego van tomando sentido.

Piensa en cualquier película que te guste e imagínate cómo fue la concepción de esa idea.

Piensa por ejemplo en “Viaje al futuro” de Robert Zemeckis. ¿Cómo se le ocurrió la idea de viajar en el tiempo un DeLorean? Son dos ideas que parecen no ir juntas: Viaje en el tiempo y un auto. Sin embargo es la imagen icónica de esta película. Tal vez tiene que ver con las puertas que se abren como alas.

Póster de la película volver al futuro, una idea original que el guionista pudo lograr gracias a no juzgar la escritura de su primer borrador de guion

Piensa en lo original de esta idea. Zemeckis pudo haber usado cualquier otro elemento, una cápsula espacial, una caja llena de láser o como en la película «Safety not guaranteed», un bote.

Imagen de la película Safety not guaranteed como ejemplo de escaleta de guion de cine

Pero por alguna razón su idea fue tan original que es inalcanzable. Si a eso le sumas el chico con chaqueta tipo salvavidas y el doctor loco con bata blanca y zapatos tipo deportivo, tienes la llave del éxito taquillero en tus manos.

Este tipo de originalidad solo se logra si no juzgas tus ideas iniciales.

No te detengas a pensar en la lógica de tus ideas. La parte creativa del cerebro no sigue las reglas del razonamiento. Le gusta explorar y conectar ideas.

La parte del razonamiento y la lógica viene después, en la etapa de reescritura.

Cuando hayas terminado tu primer borrador en forma de un mapa mental vas a tener una idea más clara sobre tu historia.

Es en este punto que puedes editar tu escaleta para darle un orden.

Toma cada idea que valga la pena y trata de encontrar una línea narrativa. Es decir, trata de encontrar una secuencia temporal.

Las películas tienen un inicio, un medio y un final.

Transforma estas ideas a acciones simples y luego escríbelas en forma de oraciones.

Es mejor usar tarjetas o pedazos de papel por cada una de estas oraciones. De esta manera vas a poder intercambiarlas fácilmente si te das cuenta de que una debe ocurrir antes que otra.

Cuando hayas terminado vas a tener una idea mucho más clara de tu película.

Ahora puedes pasar todo a limpio. Puedes escribir todo en un documento de Google Docs o Word, eligiendo las escenas que hayas elegido. Poniendo un número al lado de cada una para que tengan un orden.

Ejemplo de escaleta de guion de cine

Cuando termines habrás terminado tu primera escaleta de acciones.

Compara esta escaleta de guion que has escrito con alguna que hayas usado para analizar una película.

Busca diferencias y aciertos.

Repite este proceso.

Con el tiempo vas a dominar las escaletas y tu cerebro va a aprender cómo se estructuran las historias.